Ver Feed RSS

flipk12

Vanguard "The Heralder 28"

Valorar Entrada
“Bolsa pequeña para equipo grande”

Lo reconozco, soy un poco maniático con las bolsas fotográficas, en la medida de lo posible me gusta que sean justas para el equipo que pretendo llevar, que no sobre espacio, y que el equipo no vaya embutido a presión dentro de la bolsa haciendo difícil su extracción.

En ese sentido no tenido muchos problemas, en el mercado hay infinidad de bandoleras, mochilas y riñoneras que cubren casi todos los posibles usos imaginables, basta con tener una bolsa para cada uso y así poder transportar nuestro equipo cómodamente. El problema se plantea cuando te sales un poco del uso habitual, es en ese momento cuando tus opciones se restringen drásticamente.

Todo comenzó con una empuñadura (grip), fue ponerle la empuñadura a la 6D, encontrarme cómodo con ella pese a ser “compatible” y darme cuenta de que todas las bolsas que tenía estaban pensadas para ser usadas con cámaras sin grip, y ahí empezó mi “calvario”. Sólo podía llevar mi cámara con el grip puesto si la metía a presión en mis bandoleras más grandes, una Lowepro Pro Messenger 180 en la que cabe la cámara con un 70-200 f/2.8 montado, o en la bolsa que tengo para ir a localizaciones, una Lowepro Nova Sport 35 L, en la que cabe de todo, pero que no es una bolsa con la que pasearse.

Necesitaba una bolsa “pequeña” en la que entrasen una cámara con grip y un par de lentes adicionales, siendo en ocasiones una de estas lentes un 70-200, o un 100-400.

¿Parece simple, verdad? Tres lentes, contando la que lleva puesta la cámara, con sus parasoles, en el peor de los casos suponen, a 10cm de diámetro por lente, 30cm. El alto de una cámara con grip son unos 17cm. Y, por último, el alto de un copito que vienen a ser unos 20cm más o menos. Mi conclusión fue que necesitaba una bandolera, con huecos para lentes grandes, cuyo interior midiese exactamente 30x17x20cm.

Os invito a que busquéis. El largo y el alto sin problemas, pero el ancho va a ser que no sin desmadrar el resto de las medidas. Yo encontré dos, la nova 180 que es fea como pegar a un padre con un calcetín sudado, y una bolsa que no conocía, la Vanguard The Heralder 28, que tardé cero coma en pedir por Amazon tras ver todo lo que sobre ella había por la red. Ya llevo unos meses con ella y aunque no es una bolsa de reciente aparición, lleva en el mercado 5 años, para mí ha sido un descubrimiento.

No voy a hacer de ella una descripción de características ya que en la página del fabricante están claramente explicadas. Lo que voy a mostraros es lo que cabe dentro, que es lo que echo siempre en falta a la hora de comprar una bolsa, y en este caso no fue una excepción. Lo habitual es que las fotos del fabricante muestren las bolsas con equipos pequeños para que parezcan espaciosas por dentro, y cuando vamos a meter el nuestro ….. Maruja si no entra empuja.

Vanguard The Heralder 28 - ¿Qué cabe dentro?

Primero unas fotos de la bolsa llena del todo, como veis es una bandolera con una cremallera para apertura adicional por arriba.



En la parte trasera trae su funda para lluvia y la cincha para insertar en cualquier troley de equipaje. En un lateral anclajes para "pouches" donde llevar lentes adicionales, flashes, etc, y en el otro lado un pequeño bolsillo, para una botella de agua, la tapa del objetivo, o cosas por el estilo.



La protección acolchada del hombro, ponderada por todo el mundo en las reviews, es asombrosamente buena y cómoda.
El doble cierre de cremallera y clip es muy estanco, muy seguro, y el acceso al interior muy cómodo una vez abierta la bolsa.



Es bastante sorprendente lo que esta pequeña bolsa es capaz de albergar en su interior …….



Y todavía cabría alguna pequeña cosa más, como un un fotómetro, o un trigger. La colocación que yo utilizo para los divisores permite alojar una lente grande y un objeto pequeño en cada uno de ellos, al tresbolillo ya que la bolsa mide internamente sólo 25cm, no los 30 que permitirían colocar los objetivos en fila.

La bolsa vacía tiene esta pinta, con su espacio para la cámara y lentes, su funda para una tablet, una zona delantera para pequeños objetos, y los bolsos para las tarjetas de memoria.



Tanto el compartimento de la cámara como el de la tablet son extraíbles, así que como no suelo llevarme la tablet conmigo opté por prescindir su alojamiento, y usar el sitio que deja libre para guardar la correa de la cámara, las de tipo sling o neopreno son voluminosas y se agradece disponer de espacio donde guardarlas, preferiblemente sin quitarlas de la cámara.



Efectivamente el copito cabe en su interior sin mayor problema, tanto de altura, como de anchura. Cierto es que no deja mucho sitio delante para meter otras cosas, en este caso no había nada delante de él, pero cogería un fotómetro, un trigger, no mucho más sin quitar el pié para trípode del copito debido a la altura, y quitándolo cabe justo un Speedlite 430EXII. Montado en la cámara no cabe, la bolsa necesitaría casi siete centímetros más de altura para ello.



En el resto de los huecos grandes cabe una lente normal en cada uno, y delante de esta un objeto pequeño, o lente muy pequeña como un pancake.

En la foto hay un Tamron 35mm con un Speelite 90EX delante, pero cabría también en su lugar un 24-70 f/4, o el Tamron 85mm y en lugar del Speedlite un trigger tipo X1, o un fotómetro tipo Sekonic 308. Detrás del alojamiento donde encaja el objetivo montado en la cámara, que en este caso será un 16-35 f/4 L, hay un pancake de 40mm.



Y bueno, no mucho más, la cámara entra con soltura en su sitio, la correa la podemos poner encima o meter en el hueco de la tablet, donde también caben baterías de recambio, e incluso un pequeño cargador de baterías dual USB. Delante filtros, tapas, objetos de limpieza …… lo habitual.



Una vez todo en su sitio, cuando salimos a hacer fotos, queda todo accesible y bien protegido.



Cerrada la bolsa podemos acceder a su contenido a través de la cremallera superior. El fabricante dice que es para acceder rápidamente a la cámara, bueno, por ahí salir sale con algo de trabajo, y volver a entrar entra (no intentar en la primera cita) con más trabajo aún, pero sí que es útil, una vez que la cámara está fuera, para hacer cambios de lente, de tarjeta de memoria, o recuperar objetos de los distintos compartimentos sin tener que abrir la bolsa.



Es una bolsa que me ha sorprendido gratamente por muchas cosas. Tiene buenos acabados, buenos materíales, pero lo mejor de todo es lo bien pensada que está para lo que yo pretendo de ella, que sea mi bolsa de trote para ir con poco equipo.

Recomiendo esta bandolera para los que como yo quieran llevar su cámara con grip, alguna lente y accesorio adicional, en una bolsa cómoda de llevar y no excesivamente voluminosa.

Submit "Vanguard "The Heralder 28"" to FaceBook Submit "Vanguard "The Heralder 28"" to Twitter Submit "Vanguard "The Heralder 28"" to Google Submit "Vanguard "The Heralder 28"" to Pinterest

Actualizado 21/02/18 a las 23:32:10 por flipk12

Categories
Material

Comentarios