Ver Feed RSS

Masticando tierra

La Crítica

Valorar Entrada
¿Estamos preparados para crítica?
¿Aceptaríamos de buen grado las críticas?
¿Sabemos criticar?

Y ya puestos, ¿Qué es lo que vamos a criticar?

Este sería un modo 'básico' de crítica, una planilla orientativa:




Tal vez eso sea bastante, en un primer estadio de observación, y cumpliría con una aportación que el autor seguramente agradecerá.
Muchas veces, una foto vacía de comentarios es peor que una llena de comentarios negativos.

Pero... ¿Comprendemos lo suficiente la fotografía que estamos intentando valorar?

Si nos hemos detenido en comtemplarla más de cinco segundos, será entonces que nos ha llamado la atención. Cinco segundos es bastante, en medio del bombardeo incesante de imágenes que vemos a diario. Significa que 'algo' nos ha llamado la atención.

Y podemos llegar a intentar 'desentrañarla', levantar sus 'capas' e ir hacia el corazón, hasta el alma de la imagen...

¿Cómo? Con herramientas de análisis, tratando de entender el QUÉ y el CÓMO:




El 'qué'


- La fotografía denota un concepto, una decisión, una forma particular de atrapar e inmortalizar un instante. Una forma de observar el entorno, el mundo que rodea al fotógrafo.
Con su carga de aprendizaje, su experiencia, su maleta repleta de convicciones y prejuicios.

- Ese concepto genera debate en el fotógrafo, le obliga a tomar decisiones. Debe explorar su camino, preguntar, confrontar su particular idea, hecho o situación.
Debe cuestionarse a sí mismo, ser su más despiadado crítico (de uno mismo). Debe descubrir qué es lo que le interesa, el porqué hace fotografías.

- Esa idea se plasma en un sujeto, una forma, de luz y de color. Es la sustancia, el motivo, el objeto a fotografiar, la puesta en escena del guión.
Puede ser un largo proyecto, como los habitantes del África Occidental o una modesta instantánea.


El 'cómo'

- Al fin, dotado de la herramienta y los conocimientos suficientes, decide imprimir su sello de autor, su estilo, su método, sus puntos de vista. Llevar a la cámara la idea.

- En este paso, las reglas aprendidas, la posibilidad de trastocarlas, le harán tomar unas decisiones y no otras para crear la imagen con su propia gramática visual, fruto de su cuestionamiento previo.

- La obra permanecerá en un cajón, presidirá un salón o será diseminada viajando por los museos del mundo.
Porque ¿Para quién hacemos las fotografías? ¿Quién será nuestro público?

Y lo más importante...

¿Quiere el autor asumir una posición cerrada (el creador visual tiene un discurso uni-direccional donde está divorciado del dicho del observador) o una posición abierta (el creador visual está abierto a un diálogo multi-direccional donde las posiciones y dichos del observador afectan e incluso completan el hecho visual):



Steve McCurry junto a su conocida foto de portada para National Geographic, en Espacio Fundación Telefónica (Madrid 2019)


Fotos: ©Quinú


Conocer una obra requiere conocer a su autor, su contexto cultural y porqué no, su vida.
Eso sería lo ideal para hacer una buena crítica enriquecedora, para el autor y para el observador.

Pero el autor, ¿Quiere de verdad que le critiquen su obra?
¿Es soberbio frente a la crítica, o intenta sacar algo de provecho (propio)?
¿Es capaz de escuchar y/o entender la opinión del que observa su obra, aunque le disguste, o crea que está equivocado (el otro)?
¿Y si el observador interpreta lo contrario de lo que se quería mostrar?¿Quién es el incapaz, el autor por equivocar el concepto, o el espectador por no entenderlo?
... ¿O acaso pretende que todo el mundo le adule?

Ésas reflexiones previas o a posteriori no estarían de más, aunque sea en detrimento del ego del autor. La modestia se agradece.

Submit "La Crítica" to FaceBook Submit "La Crítica" to Twitter Submit "La Crítica" to Google Submit "La Crítica" to Pinterest

Actualizado 31/12/19 a las 06:56:44 por Quinú

Categories
Principiando , Fotografia , Opinión