Mostrando resultados del 1 al 10 de 10

Tema: Reseña Vanguard Veo Active 53

  1. #1
    Fecha de Ingreso
    oct 2010
    Ubicación
    Barcelona
    Mensajes
    113

    Predeterminado Reseña Vanguard Veo Active 53



    Hola a todos.

    Hoy os quiero presentar una reseña de la mochila fotográfica Vanguard Veo Active 53.

    Primero de todo, quiero puntualizar que ni Canonistas ni Vanguard me han pedido que escriba esta reseña ni me han pagado nada por hacerlo. Todo lo que aquí exponga es mi opinión.

    La reseña es muy larga y la he dividido en varios apartados para que sea más fácil seguirla y, al mismo tiempo, si alguna de las partes no os interesa, la podéis saltar. La he escrito como a mí me habría gustado ver una reseña, con muchos detalles y muchas fotos, pero añado un breve resumen al principio por si no queréis ver tanto detalle.

    Breve resumen de la mochila

    No conocía las mochilas de la marca Vanguard, nunca había tenido ninguna y me ha sorprendido mucho el elevado grado de detalles que la Vanguard Veo Active 53 tiene. Esta mochila creo que ha sido diseñada para actividades en el exterior, especialmente montaña, aunque también tiene una componente de mochila para viajar muy elevada. El tamaño de la Veo Active 53 es de 45 litros y la hacen de un tamaño muy bueno para excursiones que vayan desde un día hasta un fin de semana largo. La gran calidad de los materiales usados, así como el grado de acolchado, tanto del cinturón lumbar, espalda como de los tirantes, la hacen muy cómoda de llevar y refuerza la idea que es buena mochila para senderismo. Los detalles como el espacio dedicado para portátil o tableta, la cinta transversal para pasarla a través del tirador de maleta, el bolsillo oculto de la espalda o la facilidad para sacar el módulo fotográfico apuntan a que la mochila es también muy apropiada para viajes largos en los que tenemos que pasar controles de seguridad y que llevamos material que nunca facturaríamos.

    Me ha gustado mucho que la mochila tenga un perfil de aluminio para así no deformarse, el gran tamaño y la rigidez del módulo fotográfico, así como la gran facilidad para adaptarlo a las necesidades de cada uno mediante los paneles movibles. Finalmente, también he valorado muy positivamente que la mochila viene con todo lo necesario para poder usarla y algún extra más sin necesidad de tener que comprar distintos elementos por separado. Un punto que me gustaría poder disponer es la posibilidad de compra un módulo más pequeño a parte para en caso de no necesitar tanto espacio de fotografía y más para ropa poder tener el equipo fotográfico en su modulo pequeño dedicado y no tener que poner ropa dentro de él. En la web no he visto dicha posibilidad y creo que no sería muy difícil de implementar.

    En conclusión, una mochila que me gusta mucho, que creo que va a cumplir con lo que yo necesito (viajes y montaña) sin necesidad de usar otros complementos extras.

    Como información personal de como he usado las mochilas fotográficas hasta ahora, yo he tenido bastantes mochilas dedicadas a fotografía y mochilas de montaña que adaptaba para llevar material fotográfico. Las primeras casi siempre tenían el problema de no poder poner material de montaña a parte, las segundas, la dificultad de llevar el material fotográfico protegido. Recientemente usaba una mochila de tamaño más pequeño (37l) modular pero que no lleva espacio dedicado para portátil así que cuando viajaba tenía que usar una funda de protección para poner el portátil dentro de la mochila modular. El módulo que usaba era más pequeño y por lo tanto me entraba menos material y tenía que decidir que sacrificaba. Tenía la posibilidad de adquirir un módulo más grande pero el precio de dicho modulo es casi la mitad que el precio de la Veo Active 53 y, por lo tanto, me parecía muy caro y por esto no lo adquirí nunca. Otro punto que la Veo Active mejora es en los acolchados. Si bien es cierto que la mochila que usaba no se veía mal, cuando llevas la mochila durante 3 horas, los tirantes se empezaban a clavar en los hombros y al final del día era bastante tedioso. Creo que los mejores acolchados de la Veo Active harán que esto no pase, pero para saberlo tendré que probarla (en breve). Finalmente, al ganar un poco más de espacio tanto de modulo fotográfico como de mochila, podre llevar un poco más de material sin tener que renunciar.



    Descripción general de la mochila

    La mochila Veo Active 53 está disponible en dos colores (negro/gris oscuro y gris/verdoso) tiene una capacidad de 45 litros, con unas medidas de 33x25x55 cm y un peso de casi 3 kilos. La mochila está fabricada en un material resistente típico del material de montaña y en la base hay otro tipo de material, aun más resistente, para que pueda soportar el paso del tiempo ya que la mochila tiene la posibilidad de mantenerse de pie aun y cuando está completamente cargada. Las fotos que aparecen en la reseña son referentes a la de color negro/gris oscuro que es el modelo que seleccioné. La mochila está dividida en dos compartimentos interiores. El superior sólo tiene acceso desde la parte superior de la mochila y el inferior, que es donde se alberga el módulo fotográfico (lo llamo así para simplificar), que se puede acceder desde la parte de la espalda o desde la cremallera que recorre la mochila. Remarcar que el módulo fotográfico no es fijo y, por lo tanto, se puede llevar puesto o no (más adelante voy a cubrir este punto).



    La mochila viene envuelta en una bolsa de protección para evitar rasguños y pequeñas marcas que se puedan producir antes de comprarla para así asegurar que la mochila está en perfectas condiciones cuando uno la estrena.



    La mochila tiene tres puntos de acceso al interior uno en la parte superior, uno en la parte de la espalda y uno en la parte de fuera opuesto a la espalda.

    El acceso de la parte superior se cierra con cremalleras y si no se usa todo el espacio se puede colapsar y cerrar con un clip combinado de aluminio y plástico.





    Esta apertura da acceso a un primer compartimento integrado en la mochila para poder guardar material general o más material fotográfico si se desea. El interior es de color amarillo facilitando así localizar utensilios que hayamos puesto dentro. Además, tiene un bolsillo de malla cerrado con cremallera y al lado una pequeña cinta con un mosquetón para poder atar las llaves. Me gustan mucho estos dos detalles ya que, al ser una mochila pensada para hacer montaña, es muy frecuente tener que llegar al sitio con vehículo privado y de esta forma, las llaves y cartera están guardados sin posibilidad de pérdida al sacar o guardar material del compartimento. En el interior de este compartimento es donde se encuentra el cable USB (más adelante se explica este punto).



    El acceso trasero da directamente al módulo fotográfico (compartimento con las divisiones movibles para albergar el material fotográfico) si se lleva puesto o a la división inferior de la mochila.



    Este acceso es mediante dos cremalleras grandes con tiradores que abren toda la tapa pasando ésta a través de los tirantes de la mochila.



    Finalmente, la tercera apertura recorre toda la parte superior y lateral de la mochila. Esto permite abrir toda la parte interior de la mochila (sin acceder al compartimento superior) y poder sacar el módulo fotográfico de forma más fácil o al material que hayamos puesto dentro.





    Descripción del módulo fotográfico

    El primer punto muy importante es que el módulo fotográfico está incluido en el precio de la mochila y no requiere comprarse a parte. El módulo tiene un tamaño grande, muy grande y profundo y con un perfil interior que evita que se deforme y mantiene así su rigidez. En la parte superior tiene un asa para poder transportarlo independientemente.



    Tiene una cremallera que recorre 3 de los laterales, dejando uno de los lados largos sin cremallera. La tapa está dividida en dos paneles para así poder plegar la tapa hacia un lateral quedando una de las divisiones paralela al lateral mientras que la otra en la parte de atrás. La división de la tapa es la que actúa como bisagra al abrirse y no deformar así la tapa.



    El interior del módulo fotográfico es de color amarillo/anaranjado facilitando así poder ver el material que hay en el interior. Viene con muchos paneles de división que permiten configurarlo como uno desee para poder albergar el material fotográfico. En mi caso, la configuración es tal que me permite llevar:
    - Cámara sin espejo con un 16-35 y adaptador
    - 2 lentes cortas (estilo 24-105)
    - 1 lente larga (estilo 100-400)
    - 1 bolsa con los filtros
    - 1 dron completo (dron, cargador y controlador)

    Los he distribuido de tal forma que lo más pesado se encuentre en la base de la mochila y, por lo tanto, el peso repose en el cinturón lumbar y menos en la parte de los hombros. Todo este material cabe sin ningún problema, sobrando aún espacio, y no sobresale por fuera del perfil del módulo fotográfico. ¡El peso tal y como veis ahora la mochila con el material es de 8,65 gramos así que ni tan mal!



    Las divisiones interiores son muy rígidas, más que las de otras marcas que he probado y me ha gustado que algunas vengan con la posibilidad de usarlas para que se adapten al material actuando así como de bisagra.



    Detalles de la mochila

    A continuación, paso a describir los detalles más relevantes de la mochila.


    Bolsillos exteriores
    La mochila tiene tres grandes bolsillos exteriores. Dos de ellos cerrados con cremallera y otro abierto por la parte de arriba y rematado con una cinta de compresión.

    Uno de los bolsillos exteriores es para guardar la bolsa de agua (no incluida) ya que tiene salida para el tubo aunque también se puede guardar cualquier cosa. Tiene un buen tamaño y me gusta ya que en él puedo guardar la chaqueta impermeable.






    En el lado opuesto hay los otros dos bolsillos grandes. El cerrado en la parte de arriba mientras que el abierto en la parte de abajo. El primero es el que alberga el USB (explicación más a bajo) así como una cinta de compresión para atar el trípode. El de abajo es ideal para poner las patas del trípode. Este bolsillo tiene un drenaje en la parte inferior para que no se acumule agua en caso de lluvia o de poner el trípode mojado.





    Además, la mochila dispone de tres bolsillos más. Dos situados en los tirantes y otro en el cinturón lumbar. Me gusta que los tres bolsillos son plegables mediante un velcro y si no se usan, no ocupan tanto espacio ni dejan cosas que se pueden mover con el aire. Los dos bolsillos de los tirantes pueden albergar o el teléfono o una botella de agua de medio litro.









    El bolsillo del cinturón lumbar, que se cierra con cremallera, es del tamaño suficiente como para albergar la cartera, una libreta, una cámara compacta, etc. aunque no dispone de acolchado.





    Finalmente, en la solapa de la espalda hay un pequeño bolsillo cerrado con cremallera. Este bolsillo es pequeño pero suficiente para poder albergar alguna tarjeta de visita o de crédito, la cartera o pasaporte. Me gusta ya que en caso de viajar en avión o tren, se puede poner la documentación para poder tenerla accesible de forma rápida sin tener que sacar la funda de lluvia (ver apartado más a bajo) o tener que abrir otros bolsillos para encontrarla.



    Cremalleras
    La mochila tiene cuatro tipos distintos de cremalleras.

    La más pequeña de todas es la usada en el bolsillo interior del compartimento superior. Es de tamaño normal y no presenta más características, cumple su función y se ve suficiente para el tamaño y el uso que se le da al bolsillo, como detalle, una vez cerrado, queda protegido debajo de la solapa para que no se enganchen cosas.



    La segunda es muy similar a la anterior en cuanto a tamaño y se usa para el bolsillo exterior situado en la solapa de acceso al compartimento trasero.



    El tercer tipo de cremallera es la más abundante en la mochila ya que todos los cierres, exceptuando la tapa trasera, llevan este tipo de cremallera. Son cremalleras que tienen todo el perfil siliconado para mejorar la impermeabilidad de la mochila así como tiradores naranjas para facilitar la apertura en caso de llevar guantes.



    Finalmente, la cremallera más grande de todas es la que se utiliza en la solapa de la espalda. Son unas cremalleras robustas con tiradores que corren muy bien y no se enganchan.






    Enganches externos
    La mochila dispone de muchos puntos de anclaje exterior y de distintos tipos. Tiene dos líneas que son todo enganches y que se puede escoger donde atar las cintas, unas cintas de compresión lateral, cinta en el panel central y además tiene puntos aislados individuales en las esquinas de la base.

    En la parte frontal tiene dos tiras de cinta con separadores espaciados para poder atar las cintas de compresión incluidas en la mochila. Esto permite poner las cintas a la altura y con la distribución que uno desee para poder atar ya sea ropa, el trípode en la parte central, otro material de montaña, etc.



    Los extremos de las cintas están rematados con una placa metálica que se introduce entre los agujeros de la cinta para quedar firmemente atados. En el medio de la cinta hay un clip que permite abrirla y además, poder regular la longitud de la misma.





    Un sistema simple y eficaz para poder atar material al exterior de la mochila o guardarlas cuando no se usen para minimizar el riesgo de engancharse y con una facilidad de configuraciones que la hacen muy buena para atar complementos en el exterior.





    Las cintas laterales están solo en el lado de la bolsa de agua y en ellas se podría atar una colchoneta aislante y otros objetos largos.






    La cinta del panel central está destinada a atar el trípode en caso de querer llevarlo en el central de la mochila en lugar de dentro el bolsillo lateral. En caso de querer llevar así el trípode, se tendrá que usar la bolsa adicional (más abajo explicada) para poder poner las patas dentro y que sea esta bolsa la que soporte el peso.



    Enganches en la base hay 5. Los dos cerca de la espalda son pequeños mientras que los dos de la parte de afuera son más largos. Además, hay otro enganche en la parte de afuera derecho que es más corto y no veo otro equivalente. Estos cuatro puntos de anclaje permiten atar cosas en la base como por ejemplo una tienda de campaña.








    Costuras reflectantes
    Otra curiosidad de la mochila es que en la parte exterior tiene algunas costuras reflectantes. Esto me parece interesante y un sistema de prevención pasivo que puede ser de ayuda en caso de tener que andar por el arcén de una carretera y que los vehículos nos vean mejor.



    Asa exterior
    El asa superior es de un buen tamaño y tiene acolchado. Es muy cómoda y no se clava en la mano cuando la mochila está cargada hasta los topes.



    Cinta transporte aeropuerto
    Otro detalle que me hace pensar que se diseñó para que la gente pueda viajar con ella es el hecho de disponer de una cinta en la espalda para poder pasarla por el asa de una maleta de viaje y transportar así la mochila cargada encima de la maleta cuando nos desplazamos por el aeropuerto.


    Bolsas accesorias
    La mochila se sirve además con dos bolsas complementarias. Una primera para poder guardar accesorios y una segunda que sirve para poder poner las patas del trípode si queremos llevarlo en la parte central o como bolsa de accesorios si la queremos colgar en el cinturón lumbar.

    La bolsa de accesorios es rectangular, con una cinta cosida en el exterior con costuras esparcidas a lo largo de la misma (al estilo daisy de escalada) para poder colgarla de cualquier punto si así se quiere. En su interior hay tres bolsillos cerrados con cremallera para poder organizar cables, tarjetas de memoria, pañuelos de limpieza, etc. Hay dos pequeñas etiquetas para poder identificar las tarjetas vacías (verde) o las ya utilizadas (rojo) como detalles extra.







    La segunda bolsa accesoria es una bolsa cilíndrica que se cierra con un tirador en la parte superior, tiene un drenaje en la parte inferior y está acolchada. Como he dicho antes, mediante la cinta posterior que se cierra con un doble velcro, se puede usar para colgarla en la parte exterior de la mochila y poner las patas del trípode dentro. Si no, se puede usar para transportar otros accesorios (cantimplora, ropa, etc) y hasta puede albergar un 70-200 o 100-400 para si queremos llevarlo en el cinturón lumbar para tener un acceso rápido a él.





    Portátil y tableta
    La mochila viene equipada con dos compartimentos, uno para un portátil de hasta 16” (que no he podido verificar al no tener portátil tan grande) y otro para una tableta de hasta 10” (según Vanguard) que entra de sobras ya que, tal y como se ve en la imagen, cabe hasta un portátil de 13”. No, no es un error, en la parte dedicada a la tableta, entra un portátil de 13” sin problemas!






    USB
    Otro detalle que apunta al hecho de que también sea una mochila viajera es la posibilidad de cargar el móvil o la cámara mientras no se usan mediante la conexión USB que dispone la mochila.



    No incluye la batería pero sí permite tener la batería en el compartimento superior y el móvil en uno de los bolsillos de los tirantes o dentro del bolsillo lateral ya que dispone de salida al exterior de la mochila.



    Básicamente, consiste en un cable USB en el compartimento superior en donde conectaremos la batería y una entrada USB dentro del bolsillo lateral donde conectaremos el cable del dispositivo a cargar.





    ¿Era realmente necesario poner dicha conexión? Pues no, realmente con el huco de la salida al exterior y un cable largo nos podríamos ahorrar tener esta conexión, pero ya que ya está incorporada pues es un indicativo más del detalle que se le ha prestado al diseñar la mochila.

    Funda lluvia
    Finalmente, otro detalle, que no todas las mochilas incluyen, es la funda impermeable para usar en caso de lluvia o para cubrir la mochila en los aeropuertos o por la calle evitando así que nadie pueda acceder a ninguno de los compartimentos. Es de color gris claro y se guarda dentro de una bolsita pequeña cosida a la misma funda. Sin más, un accesorio que a priori parece poco importante pero después de haber vivido tres años en un país en el que llueve cada día a cualquier hora, cuanto usé le di en su momento!


    Confort

    Como ya he dicho, la mochila tiene muy buenos acolchados tanto en los tirantes, como en la espalda como en el cinturón lumbar. Además de los acolchados, tanto los tirantes como el cinturón lumbar son regulables permitiendo así poder cargar la mochila en la cadera y no en los hombros. Finalmente, en la parte superior de los tirantes de los hombros hay cintas para poder acercar la mochila a la espalda. ¡Básicamente, no veo diferencia entre una mochila de montaña y la Veo Active en cuanto a regulación y confort! En el panel de la espalda, hay dos cuadrados con espuma muy acolchada que junto con el cinturón lumbar permite crear un doble canal de ventilación, uno en el eje vertical y otro en el eje horizontal y así permitir evacuar el calor al caminar.







    ¡Gracias a todos por haber llegado hasta aquí!

    Si tenéis cualquier duda, queréis más detalles, más imágenes de alguna parte en general o cualquier comentario adicional, siempre son bienvenidos.

  2. #2

    Predeterminado

    Fantástico trabajo. Se agradece mucho tu esfuerzo.
    Parece una mochila muy bien pensada y con unos acabados excelentes.

  3. #3
    Fecha de Ingreso
    dic 2017
    Ubicación
    Madriz
    Mensajes
    8.103
    Entradas de Blog
    2

    Predeterminado

    Un trabajazo excelente para hacernos una idea cabal y contrastada con las fotos.

    Muchas gracias y enhorabuena por el premio del concurso.
    "Verás, los hombres se dividen en dos categorías: Los que tienen el revólver cargado y los que cavan. Tú cavas." (Clint Eastwood. El bueno, el feo y el malo, 1966)



  4. #4
    Fecha de Ingreso
    ago 2020
    Ubicación
    Palma de Mallorca
    Mensajes
    99

    Predeterminado

    Estupenda reseña! Muchas gracias!
    Tiene una pinta bestial. Lástima del peso: 3 kilos sólo la mochila vacía!!

    Eso la limita muchísimo a la hora de viajar con ella en avión. Lo normal son 10 kilos, pero hay muchas compañías que lo tienen limitado a 8, con lo que la cosa empeora.
    A mí no me sirve para lo que llevo siempre de viaje. Y me la compraría bien rápido...

    Como dato para el futuro, ese sistema de tiras espaciadas que mencionas como "daisy de escalada" se llama MOLLE. Es un sistema de acople modular de uso militar desarrollado en 1997. Se combinan soportes que tienen esas tiras (mochilas o chalecos, por ejemplo) con bolsas y accesorios que tienen una o más tiras rígidas verticales que se entrelazan con las primera tiras horizontales, creando así un sistema de carga modular totalmente configurable y personalizable. Es lo mejor para transporte...



    Un saludo y gracias de nuevo!

  5. #5
    Fecha de Ingreso
    ene 2012
    Ubicación
    A un clic de ti...
    Mensajes
    11.913

    Predeterminado

    Gracias por la reseña, excelente trabajo.

    ¿No os parece un engorro que para acceder al material fotográfico se deba uno quitar la mochila del todo?

    ¿Y el módulo fotográfico? ¿Para qué sirve? ¿No aumenta el tamaño y peso de la mochila? ¿No obliga a tener que abrir una segunda cremallera para acceder al material?
    Clic, clic, clic...

  6. #6
    Fecha de Ingreso
    abr 2005
    Ubicación
    Oliva
    Mensajes
    18.437
    Entradas de Blog
    49

  7. #7
    Fecha de Ingreso
    oct 2010
    Ubicación
    Barcelona
    Mensajes
    113

    Predeterminado

    Hola NerveNet,

    Te respondo en base a mi forma de utilizarlo.

    Normalmente yo hago fotografía de paisaje y por lo tanto, muchas veces me toca hacer pequeñas excursiones hasta el sitio que quiero fotografiar o primero viajar hasta el país donde voy. El acceso rápido al material no es un requisito muy importante para mí en estas situaciones. Un vez llego al sitio a fotografiar, lo primero que hago es quitarme la mochila y dejarla en el suelo. El hecho de que muchas de las mochilas que he tenido hasta ahora se abran por la espalda es una ventaja porqué si el sitio está sucio/mojado, como dejo la mochila con la espalda hacia arriba para poder abrirla, cuando me voy no está mojada por la espalda.

    Respecto al modulo, es discutible que aumente el peso de la mochila y me explico. Las mochilas modulares no tiene acolchados y lo que da el acolchado para el material fotográfico es el modulo por lo tanto, en caso de que no haya modulo, la mochila tendrá el acolchado integrado. Ejemplo Lowepro Vertex tiene todo el acolchado integrado en la mochila mientras que otras como las Vanguard Veo Active, Fstop, Shimoda, etc la mochila es de tela y llevan el modulo acolchado. La ventaja de esto es que si quieres usar solo la mochila sin nada de fotografía puedes quitar el modulo y usarla sin nada mientras que con las Lowepro te llevas el acolchado exterior y tendrías que quitar los separadores.

    La tapa del modulo se puede plegar en el lateral del mismo y por lo tanto no hay que abrirlo cada vez que quieres quitar el material. Si miras las fotos del modulo o la que se ve la mochila con material dentro, veras que la tapa está partida por la mitad para que se pueda plegar y una vez dentro de la mochila, la tapa queda en el lateral i trasero del modulo y cuando abres la espalda ya tienes acceso directo al material. Así es como yo lo llevo siempre MENOS cuando me toca pasar por controles de seguridad ya que en caso que me hagan sacar el modulo, no se caerá nada de material fotográfico y si quieren ver el interior, luego si que lo abro pero en los últimos viajes que he hecho, en solo un aeropuerto me lo han pedido.

    Un saludo

    Cita Iniciado por NerveNet Ver Mensaje
    Gracias por la reseña, excelente trabajo.

    ¿No os parece un engorro que para acceder al material fotográfico se deba uno quitar la mochila del todo?

    ¿Y el módulo fotográfico? ¿Para qué sirve? ¿No aumenta el tamaño y peso de la mochila? ¿No obliga a tener que abrir una segunda cremallera para acceder al material?

  8. #8
    Fecha de Ingreso
    oct 2010
    Ubicación
    Barcelona
    Mensajes
    113

    Predeterminado

    Muchas gracias, no sabia que tenia este nombre, yo como el tema escalada me queda más cerca, lo asocié a las daisy pero si, después de buscar "MOLLE" veo que es un acrónimo para lo que has descrito! ya he aprendido una cosa nueva hoy!

    Cita Iniciado por Buffalo Bill Ver Mensaje
    Estupenda reseña! Muchas gracias!
    Tiene una pinta bestial. Lástima del peso: 3 kilos sólo la mochila vacía!!

    Eso la limita muchísimo a la hora de viajar con ella en avión. Lo normal son 10 kilos, pero hay muchas compañías que lo tienen limitado a 8, con lo que la cosa empeora.
    A mí no me sirve para lo que llevo siempre de viaje. Y me la compraría bien rápido...

    Como dato para el futuro, ese sistema de tiras espaciadas que mencionas como "daisy de escalada" se llama MOLLE. Es un sistema de acople modular de uso militar desarrollado en 1997. Se combinan soportes que tienen esas tiras (mochilas o chalecos, por ejemplo) con bolsas y accesorios que tienen una o más tiras rígidas verticales que se entrelazan con las primera tiras horizontales, creando así un sistema de carga modular totalmente configurable y personalizable. Es lo mejor para transporte...



    Un saludo y gracias de nuevo!

  9. #9
    Fecha de Ingreso
    oct 2010
    Ubicación
    Barcelona
    Mensajes
    113

    Predeterminado

    Gracias a todos los que habéis respondido

  10. #10
    Fecha de Ingreso
    ene 2012
    Ubicación
    A un clic de ti...
    Mensajes
    11.913

    Predeterminado

    Cita Iniciado por eloicamo Ver Mensaje
    Hola NerveNet,

    Te respondo en base a mi forma de utilizarlo.

    Normalmente yo hago fotografía de paisaje y por lo tanto, muchas veces me toca hacer pequeñas excursiones hasta el sitio que quiero fotografiar o primero viajar hasta el país donde voy. El acceso rápido al material no es un requisito muy importante para mí en estas situaciones. Un vez llego al sitio a fotografiar, lo primero que hago es quitarme la mochila y dejarla en el suelo. El hecho de que muchas de las mochilas que he tenido hasta ahora se abran por la espalda es una ventaja porqué si el sitio está sucio/mojado, como dejo la mochila con la espalda hacia arriba para poder abrirla, cuando me voy no está mojada por la espalda.

    Respecto al modulo, es discutible que aumente el peso de la mochila y me explico. Las mochilas modulares no tiene acolchados y lo que da el acolchado para el material fotográfico es el modulo por lo tanto, en caso de que no haya modulo, la mochila tendrá el acolchado integrado. Ejemplo Lowepro Vertex tiene todo el acolchado integrado en la mochila mientras que otras como las Vanguard Veo Active, Fstop, Shimoda, etc la mochila es de tela y llevan el modulo acolchado. La ventaja de esto es que si quieres usar solo la mochila sin nada de fotografía puedes quitar el modulo y usarla sin nada mientras que con las Lowepro te llevas el acolchado exterior y tendrías que quitar los separadores.

    La tapa del modulo se puede plegar en el lateral del mismo y por lo tanto no hay que abrirlo cada vez que quieres quitar el material. Si miras las fotos del modulo o la que se ve la mochila con material dentro, veras que la tapa está partida por la mitad para que se pueda plegar y una vez dentro de la mochila, la tapa queda en el lateral i trasero del modulo y cuando abres la espalda ya tienes acceso directo al material. Así es como yo lo llevo siempre MENOS cuando me toca pasar por controles de seguridad ya que en caso que me hagan sacar el modulo, no se caerá nada de material fotográfico y si quieren ver el interior, luego si que lo abro pero en los últimos viajes que he hecho, en solo un aeropuerto me lo han pedido.

    Un saludo
    Bueno serán gustos, yo hago un poco de todo, así que en cuanto a objetivos cubro desde 18 a 200mm, serían dos fijos y un teleobjetivo 70-200mm, de uno a dos cuerpos.

    Con independencia de la actividad que haga, prefiero la mochila que tengo actualmente que me permite acceder al material por los laterales de forma que no es necesario quitarme la mochila del todo, simplemente saco el brazo de una de las correas de forma que la mochila queda colgada del otro hombro dándome acceso lateral a la mochila, de esa forma la mochila no toca el suelo ni expongo el contenido de la misma.

    Lo del módulo es simple curiosidad, en mi caso si necesito más espacio restándolo al del material fotográfico sólo necesito quitar dos separadores pequeños y abrir una cremallera para que se unan los compartimentos.

    Hasta la fecha sólo me han pedido ver el interior de la mochila en el punto de acceso a la Torre Eiffel en Paris. En los aeropuertos con seguir las indicaciones de la cartelería/pantallitas me ha servido.

    De nuevo darte las gracias por la reseña.
    Clic, clic, clic...

Marcadores

Normas de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •